13 ago. 2016

Está escrito

Está escrito

Tal vez esté escrito nuestro porvenir en las largas hojas del libro de la existencia. Tal vez los hilos estén hechos para ser seguidos como dominós cayendo uno tras otro en la larga hilera en busca de un fin.  Tal vez los senderos se asfalten con flechas direccionales que te empujan en el sentido que deseen. Tal vez las fuerzas de unos brazos mortales son insuficientes para quebrar el muro de las huellas celestiales dejadas por seres angelicales quienes, de forma anónima, te observan esperando que termines tu berrinche atrincherado y regreses a esa carretera que ellos te prepararon.
Tal vez exista del destino.
Existen demasiados “tal vez” para ser ignorados en este encuentro efímero con la vida donde todo se tergiversa bajo las circunstancias. La seguridad de lo que es, choca con la inseguridad de lo que puede ser y convierte esto en un juego de cartas descontrolado.
¿Existirá el destino?
Tal vez existan personas destinadas a estar solas por las aceras de su vivienda, viendo a otros amarse pero sin vivir el sentimiento en carne propia. Personas difíciles de querer, imposibles de amar, trabajosas de apreciar. Personas que llevan cargas desconocidas y que las alejan del contacto terciario del beso apasionado. Personas casadas con la soledad. Personas que se enamoran sin encontrar quien se enamore de ellas. Marcadas desde su nacimiento; liberadas al morir. Personas sin labios para besar.
Tal vez existan personas destinadas al fracaso. Esas que corren detrás de los logros,  de las victorias, sin poder alcanzarlas del todo. La vía se extiende y el horizonte se pierde perfilándose como inalcanzable. Gotas de agua que no se comparan al océano. Esas personas con sombras demasiado pequeñas como una flor rodeada de árboles. Nubes minúsculas  en un cielo tormentoso. Personas con grilletes en las manos que deben caminar bajo el sol ardiente de los hombres sin premios en la repisa. La paciencia se les rompe y espíritu se les resigna. Son personar destinadas a la nada.
Tal vez existan quienes estén destinados a la monotonía; personas que vivirán cada día sabiendo que mañana habrá otro que sea exactamente igual al anterior, y luego el siguiente y el siguiente, sin tener la oportunidades de nuevos despertares que les haga abrir la boca de la emoción, sino que viven en el evangelio de la rutina.
¿Habrá alguien destinado al desprecio? A ser aborrecido y odiado; a ser perseguido y acusado.
Muchos se inclinan a pensar que lo que sea que les depare ya está escrito. Sueñan con la grandeza y le llaman destino. Sueñan con el amor y dicen que ya llegará porque así lo proclamó un ser divino. El universo se mueve siguiendo sus deseos y, aunque a veces con lamentos, poco a poco le trae a la mesa ese alimento que ansían comer. Se sientan y espera la llegada del mañana, sabiéndose merecedores de lo que vendrá; de esas glorias por llegar, de esos sueños por alcanzar. Así está escrito.
¿Pero y si ese destino es adverso? Si los que les tiene preparado el universo son miserias, entonces la quimérica idea de la inmortalidad no es más que eso: una idea. ¿Y si sus destinos son la soledad de quien no conoce el calor? O la frustración de quien no logra nada. Lo besos no se darán porque nadie lo escribió. En el libro de la vida, en la página que te correspondía, se les acabó la tinta para compensar todos tus males y, sin pensarlo dos veces, pasaron de página dejándote inconcluso. Te vuelves un cuento de hadas sin un final feliz. ¿Y si tú destino no es lo que quieres? Tu destino puede ser el llanto por las noches y la inopia por la tarde, como un mísero cobarde arrastrado por cadenas inviolables.  Puede que tu destino sea ser la hormiga que no logra entrar al hormiguero. El extra de una película que muere en la primera escena.
Si el destino existe, no puede ser favorable para todos. Si fuiste fichado desde tu concepción, puedes resignarte a la perdición. No te queda otra opción.
¿Existe el destino?
Tal vez


7 comentarios:

  1. Hola John! Cuánto tiempo sin pasarme por aquí, verdad? No me mates :( El caso es que me ha encantado esta entrada y tienes mucha razón. Yo no creo para nada en el destino, intento vivir mi vida, cada día, haciendo lo que más me gusta. Las cosas que vienen por sorpresa siempre las acojo con muchas ganas y bienvenidas sean y cuando es al contrario y algo malo viene... Le planto cara. Así que bueno, para mí no existe el destino, todo lo que tenga que venir no será por algo en concreto, sino porque tiene que pasar sin más y ya está :) Preciosas palabras!
    Besotes!

    ResponderEliminar
  2. Si es que el destino llegase a estar escrito... Solo espero que no hayan arrancado la página donde me encuentro con el amor de mi vida, porque si no. ... ,Ya valí.. :(
    Hola John!! Que tal? Me encantó este escrito. Como siempre he de decir que me deja pensando e imaginando que será de mi vida.... Pensando en si he llegado a alterar mi destino, o si el destino es inalterable... Pero como sea siempre creeré de cualquier forma... Que es incierto y confuso...

    Saludos y te envío un abrazo infinitoo

    ResponderEliminar
  3. Tal vez... y se forma en el instante mismo en que cierta prueba nos muestra las dos caras de la moneda y nos pone todas las cartas sobre la mesa. Tal vez no se forma cuando nacemos, sino con la decisión que tomemos ante esa prueba, a partir de ahí, sin importar la edad, nuestro destino se escribe. Tal vez... ;P
    Abrazos! y mas abrazos! y muy buena vibra! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ^^ como muchas veces, pensamos lo mismo o al menos la idea general mi estimada Helena.

      El destino se forja, se escribe con cada decisión que tomes a lo largo de tu vida, de las oportunidades que se nos ofrecen, sean para bien o para mal.

      Claro esta que, eso pasaría si tal vez existiera el destino.

      Buen post Jhon, un gusto volver a pasar por tu blog después de las vacaciones!

      Eliminar
  4. Aquí hay tela de sobra para arrancar XD
    Siendo honestos, dependiendo del momento es como creo que esta todo organizado: algunas veces parece que el destino esta escrito y otras que parece que no hay nada escrito y hay que escribir nuestro propio destino. No sé si es mala mi indecicion ante el tema o es conveniencia mía XD

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Hago parte de la iniciativa y ya te sigo:D Y te dejo mi blog para que te pases. Abrazos. http://un-libro-un-cafe.blogspot.com.co/

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Te hemos nominado en un premio entre bloggers. Es una especie de juego, reconocimiento y apoyo a quienes tenemos menos de 200 seguidores y necesitamos ese apoyo, ese empujón. Es también una forma de conocernos más en cuanto a gustos y aficiones. Te dejo el link en el que te nomino:
    http://vivoentijyp.blogspot.com.es/2017/02/premios-y-nominaciones-entre-bloggers.html
    No es algo obligatorio. Es simplemente un juego y reconocimiento. Un abrazo.
    Elena.

    ResponderEliminar