6 may. 2016

¿Les ha pasado?

¿Les ha pasado?

¿Les ha pasado? Tal vez solo soy la voz de un corazón enojado; el amante de la indignación. Tal vez soy la improvisada decepción haciendo acto de presencia, elevando sus plegarias, usando sus dedos como herramientas para convertir sus cicatrices en letras. Es muy posible que esto carezca de significado. Palabras vacías de una queja vacía inspiradas en esa fechoría que es la inmadurez. Tomo en consideración que esto pueda ser una tontería; algo monótono e insustancial. Una experiencia menester como las estrellas al  anochecer, y aquí no haya nada nuevo por ver ni leer. Pero es casi media noche y, mientras me detengo para responder mensajes en el celular, me animaré a preguntar y contar lo que, a mí, en lo personal, me ha pasado.

He pedido disculpas cuando me he equivocado; y no han sido pocas, a decir verdad. Muchos errores he cometido y me han llevado a arrodillarme entre excusas suplicando perdón… una segunda oportunidad. He llorado deseando la redención. Me he tragado tantas veces el orgullo que me pregunto si alguna vez tuve. Me he guardado palabras y opiniones por temor a lastimar, por temor a ofender; he encerrado pensamientos sin convertirlos en sonidos para que no traigan consecuencias lamentables para mí o mis allegados; y eso es algo que, para alguien tan boca floja como yo, requiere un gran esfuerzo. He perdonado en muchas ocasiones; me han herido (como a todos), me han fallado (como a todos), pero he perdonado (como pocos), porque la vida me enseñó a apreciar lo que tengo y sé que debo sacrificar el rencor para mantenerlo, así que he olvidado ofensas, ataques y decepciones en busca de un bien mayor. He escuchado males ajenos en infinidad de ocasiones; dejé a la disposición mi oído atento acudiendo con mucho esfuerzo a la comprensión; sin juzgar, sin pretender conocer la verdad o poseer una superioridad moral. Simplemente he estado ahí escuchando para posteriormente hacer girar mis engranajes mentales provocando que pueda dar el mejor consejo, el mejor consuelo o la mejor opinión que se me ocurra según sea el caso. He guardado secretos. He sacrificado días de trabajo. He sacrificado días de estudio. He defendido, apoyado y colaborado. He acompañado, cargado y hasta empujado. Y no es que quiera vanagloriarme, pues no he hecho nada especial; he hecho lo que cualquier amigo debe hacer. Pero ahí quiero señalar algo fundamental: no todos se esfuerzan en ser buenos amigos. Yo sí.


Pero…

He sido ofendido esperando una disculpa que jamás llega. He pedido consejos que nunca aparecen, mientras mi interlocutor me observa en silencio, gira la mirada y cambia el tema de conversación groseramente. He sido insultado cuando me he equivocado, e incluso después de disculparme, de mear de sobre mi orgullo, sigo siendo condenado por el error y luego fácilmente olvidado. He recibido demasiados mensajes de negativas cuando soy yo quien solicita una ayuda de aquellos por quienes en el fuego puse la mano. He sido juzgado, he sido tachado, he sido difamado; y no por simples desconocidos cuyas palabras resbalarían, sino por esas personas por las que pasé noches sin dormir buscando el modo de ayudarles aunque al día siguiente tuviera que pararme a las cuatro de la mañana. He sido tildado de exagerado, dramático y hasta molesto cuando muestro preocupación por una amistad  amada. He sido superado demasiadas veces, como alguien que viene y se va sin ninguna trascendencia. He visto demasiadas conversaciones morir sin antes llegar esa muestra de arrepentimiento o al menos una mínima valoración hacia mi persona. He escuchado muchos “Te quiero” sí, y algunos “Te amo”. Pero muy pocos “Perdóname” y casi ningún “Te perdono”. He escuchado muchos “Te apoyo” pero jamás un “Te entiendo”, y ni hablar de los “Intento entender” porque a veces comprender a alguien es difícil, pero el esfuerzo de hacerlo vale más que mil te quiero.

Vuelvo a pensar que estoy exagerando, que esto le pasa a cualquiera. Debería borrar esto pues una muestra indigna de un pseudo arte sentimental y no le hace honor a lo que las letras deben significar. Pero a pesar de eso, aquí está, aquí estoy; sigo escribiendo. Hoy me declaro indignado, no solo por mi esfuerzo menospreciado, sino por el esfuerzo inexistente de aquellos que recibieron mi ayuda en el momento de necesidad.

“Ayuda sin mirar a quien” Sí, okey, muy bonito; pero si la vida es un Quid pro quo en lo que respecta la amistad, lo que tú das es lo que recibirás. Esa simple regla no se cumple.

Tal vez pido demasiado, pero el mismo tiempo no estoy pidiendo nada que yo no dé. Y no soy alguien especial, así que no debo encontrar a alguien excepcional que me pueda dar la misma amistad que yo ofrezco, ¿verdad?

Subrayo algo importante: sé que hay muchos allá fuera que jamás te regresaran lo que haces por ellos; pero todos tenemos un pequeño círculo de seres amados de los que si esperamos esa retribución. Y si ese círculo, que cada día se hace más pequeño, también falla, es cuando llega la pregunta: ¿En qué estoy fallando? Pues es fácil suponer que si eres el único con una actitud diferente, entonces el error está en ti. Estás mal. Te estás perdiendo algo.

He recibido mucho y he dado mucho, jamás lo he de negar. Mis amigos son mi bien más preciado. Pero he dado más y no ha sido devuelto. No es que tenga una factura que deba cobrar pero… ¿qué les cuesta?

Sí se puede dar más. Yo lo he hecho

Esto no es una reflexión, esto no es una publicación poética, esto no es un escrito literario. Acaban de leer un desahogo exagerado. Me disculpo si os he decepcionado. Son las once y cincuenta de la noche exactamente y en mi teléfono acaba de llegar un mensaje, pero ese no es el mensaje de disculpas, ni de redención que en este momento debería recibir. Si tan solo llegara, tal vez borraría todo esto y diría “vaya estupidez he escrito” para dedicarme a leer algo antes de dormir.

Ya son las once y cincuenta y dos; aún no llega ese mensaje.

Mientras yo sigo esperando, sólo me queda preguntar:

¿Les ha pasado?

‒‒‒

Si te gusto la publicación te pido de todo corazón que lo compartas y me sigas en mis redes sociales: Facebook  y  Twitter. Si te ha pasado, si lo has vivido, házmelo saber en los comentarios. ¡Cuéntame tu historia!

¡Gracias por leer!

19 comentarios:

  1. Hola John, en mi país hay un dicho que dice "buen@ si, pero bolud@ no". Lamentablemente a veces la gente confunde erróneamente esas dos características y no saben apreciar las pequeñas cosas que haces por ellos. Hay gente que, sin maldad, está enfrascada en sus problemas y no puede ver más allá de ellos.
    Pero no veo ningún error en tu manera de actuar, mas gente debería ser así. Y espero que mas gente pueda entender esto.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay gente que no se da cuenta del esfuerzo de uno; piensan que uno estará ahí suceda lo que suceda sin que pongan de su parte.

      Gracias por el apoyo, Mica :3

      Eliminar
  2. Este ha sido uno de tus escritos que más me han gusta, John. Aunque no lo hayas hecho con fines literarios lo supiste llevar justo al punto exacto. Quizás mi juicio esté nublado porque sí me ha pasado esto muchas veces, ¿quién sabe? Al final uno se cansa de esperar ese mensaje, y de todos los mensajes.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dije al comienzo, creo que esto es algo que a muchos nos sucede, por eso te habrpas sentido identificada. No sé si la clave se cansarse y cambiar, o seguir aguantando y esperar. Si lo descubres, dimelo.

      Eliminar
  3. Con el corazón en la mano y miles de recuerdos andando, querido amigo, yo digo: ¡Me ha pasado!

    Lo que hace bueno a un escrito es la manera en que dejas el alma en cada letra, y me parece, que tú lo haz hecho a la perfección...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un desahogo, supongo que eso fue. Mucho de mí está plasmado ahí. Me alegro mucho que te gustara. Gracias por leerme

      Eliminar
  4. A mi no me vas a engañar, pues he pasado por lo mismo: escribir tantas rimas en un texto como me sean posibles para decir todo y nada a la vez, puesto es lo que hay en la mente cuando el insomnio nos alvanza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho no tenía insomnio, se me ocurrió la idea de escribir mientras veía Guerrero Ninja Americano xD.

      Eliminar
    2. ¬¬
      no hay duda de que la inspiración llega de cualquier lado XD

      Eliminar
    3. Más o menos xD es un tema del que llevaba dias pensando por un asunto personal, peor no habia pensado en escribirlo hasta ese momento xd

      Eliminar
  5. Hola John!!!
    Me ha gustado mucho, no sé, me he sentido identificada con lo de las disculpas, siempre tengo que pedir disculpas y luego los demás pues nada...
    Nos leemos, besos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es triste cuando no te pagan con la misma moneda; tal vez sea como dice Micaela, mucho están muy metidos en sus mundos para ver a los demas.

      Eliminar
  6. Me ha gustado muchisimo la verdad
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Angeles; que bueno que te gustara :3

      Eliminar
  7. Tantas cosas en estas lineas, todo ello puede ser un pequeño fragmento de lo que se pone a pensar la mente antes dormir, a mi me ha pasado, lo malo que eso de sacar rimas para expresarlo no me va tan bien... por ello tengo a tantos rapers para que se expresen por mi XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Me creerías si te digo que no planeé que tuviera tantas rimas? Simplemente me senté a escribir y así fue como me salió xD. Debo dejar de escuchar tanto rap xD

      Eliminar
    2. jajjaja XD Al contrario, escucha mas... ¿quien sabe? tal vez estemos viendo los bocetos de la maqueta de MC Serazor... por cierto ¿que es Serazor? ¬¬

      Eliminar
    3. Tal vez, tal vez xD. Erazor Djhin es como se llama un personaje. Ese nombre me gustó mucho así que decidí adoptarlo agregandole una S al inicio por Samuel, mi segundo nombre. Serazor

      Eliminar
    4. Jojojojo... Vaya... excelente dato... gracias por ello y por saciar la curiosidad XD

      Eliminar